Feeds:
Entradas
Comentarios


Auguste Raynaud (1854-1937) - La Nuit‘La noche’ de Auguste Raynaud (1854 – 1937)
***

¡Oh, hermosa estrella de boca roja!
¡Oh luna de ceño dorado!
¡Elévense, elévense desde el sur oloroso!
Y alúmbrenle a mi amor su camino
Para que sus pequeños pies no se pierdan
¡En la colina ventosa y en el llano!
¡Oh, hermosa estrella de la boca roja!
¡Oh luna de ceño dorado!

¡Oh barco que te agitas en el mar desolado!
¡Oh barco de blancas y empapadas velas!
¡Recala, recala para mí en el puerto!
¡Porque mi amada y yo debemos ir
A la tierra donde florecen los narcisos
En el corazón de un valle de violetas!
¡Oh barco que te agitas en el mar desolado!
¡Oh barco de blancas y empapadas velas!

¡Oh extasiado pájaro de notas susurrantes!
¡Oh pájaro que te posas sobre el rocío!
Canta, canta con tu suave garganta morena
Y mi amada en su pequeño lecho
Te oirá y alzará su cabeza
De la almohada ¡y vendrá a buscarte!
¡Oh extasiado pájaro de notas susurrantes!
¡Oh pájaro que te posas sobre el rocío!

¡Oh capullo que cuelgas en el aire trémulo
¡Oh capullo de labios nevados!
¡Cae, cae para que mi amada te tome!
Morirás en su cabeza como una corona.
Morirás en un pliegue de su vestido.
¡A su pequeño corazón alegre irás!
¡Oh capullo que cuelgas en el aire trémulo!
¡Oh capullo de labios nevados!

John Atkinson Grimshaw (1836–1893) Spirit of the Night,1879‘El espiritu de la noche’ de John Atkinson Grimshaw (1836 – 1893)

Leon-Francois Comerre (1850-1916) - Luna‘Luna’ de Leon-Francois Comerre (1850 – 1916)

Auguste-Alexandre Hirsch, Night‘Noche’ de Auguste-Alexandre Hirsch. (1833 – 1912)
***

Poema de Oscar Wilde. (1854 – 1900) Escritor, poeta y dramaturgo irlandés.
A pesar de ser uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano y una de las mayores personalidades de su tiempo, su éxito se vió truncado al ser acusado de ‘indecencia grave’ y homosexualidad. Fué encarcelado durante dos años y obligado a relizar trabajos forzados. Recobrada la libertad, emigró a Paris, donde murió en la indigencia a los 46 años.

 

Isabella (1849), una obra de John Everett MillaisIsabella (1849), una obra de John Everett Millais.

isabella_waterhouseJohn William Waterhouse.
***

La historia de Isabella y Lorenzo está recogida en el poema de John Keats, “Isabel o la Maceta de Albahaca” inspirado a su vez en el cuento de “Lisabetta y su maceta de Albahaca” incluido en “El Decameron” de Boccaccio.

La historia es acerca de una muchacha llamada Isabella, hija única de un rico comerciante. Al fallecer su padre recibe como herencia una suculenta dote para que se case con un hombre rico y de bien. En cambio, sus avariciosos hermanos esperan casarla con un hombre rico que se conforme con una pequeña dote, para así poder quedarse una buena parte de la herencia de su difunto padre.
Isabella se enamora de un muchacho que trabaja con los hermanos como mozo de almacén y cuya cabellera desprende aroma a albahaca. Lorenzo es un muchacho pobre, pero la pareja está tan enamorada que ambos deciden casarse en secreto. Los hermanos para evitarlo lo envían a hacer un recado al bosque, donde lo asaltan, lo matan y lo entierran.
Lorenzo se le aparece en sueños a Isabella para contarle lo sucedido y donde está enterrado. Isabella que no da crédito, pero viendo que su amado tarda en volver, decide seguir las instrucciones del sueño y descubre el cadaver de Lorenzo. Toma la cabeza decapitada de su amante y la lleva consigo a casa, donde la entierra en una hermosa maceta sobre la que plantó albahaca en su honor.
La historia es recurrente en la pintura inglesa y sobre todo en el prerrafaelismo, debido a su procedencia de la cultura medieval y por ser un romance con un trágico final. Isabella enloquecida y abrazada a su maceta de albahaca.
William Holman Hunt. Isabella y el tiesto de albahaca.William Holman Hunt.

John Melhuish StrudwickJohn Melhuish Strudwick.

Ilustración de W. J. Neatby para el poema de KeatsJohn Melhuish Strudwick.

Annabel Lee

Caspar David Friedrich‘El caminante sobre el mar de nubes’ Caspar David Friedrich
***

Fue hace mucho, mucho más que un año,
en un reino junto al mar,
donde vivió aquella señorita a la que puede que conozcáis
por el nombre de Annabel Lee;
y esa señorita no vivió con no otro pensamiento
que amar y ser amada por mí. Yo era un niño y ella era una niña,
en ese reino junto al mar;
pero nosotros amábamos con un amor que era más que amor-
yo y mi Annabel Lee;
con un amor que provocó a los serafines del cielo
celosos de ella y de mí. Y esa fue la razón de que, hace tanto tiempo,
en ese reino junto al mar,
un viento arrojara una nube, asustando
a mi bella Annabel Lee;
tanto que un hombre de su familia de clase alta vino
y la arrastró muy lejos de mí,
para encerrarla en un sepulcro
en ese reino junto al mar. Los ángeles, ni tan siquiera la mitad de felices en el cielo,
comenzaron a envidiarnos a ella y a mí-
¡sí!- y esa fue la razón (como todo hombre sabe,
en aquel reino junto al mar)
de que el viento saliera de la nube por la noche,
asustando y matando a mi Annabel Lee. Pero nuestro amor era más fuerte de lejos que el amor
de aquellos que eran más viejos que nosotros-
de muchos mucho más sabios que nosotros-
y ni los ángeles en el cielo sobre nuestras cabezas,
ni los demonios allá debajo del mar,
pueden jamás desgajar mi alma del alma
de la hermosa Annabel Lee.

Y es que la luna nunca asoma sin traerme sueños
de la hermosa Annabel Lee;
y las estrellas nunca se levantan sin hacerme sentir los brillantes ojos
de la hermosa Annabel Lee;
y de este modo, durante toda la nocturna marea, yo yazco al lado
de mi querida -mi querida- mi vida y mi novia ante el altar,
en el sepulcro allá junto al mar,
en su tumba junto al mar ruidoso.
***

Edgar Allan Poe. Poeta, novelista y ensayista norteamericano, 1809 – 1849
Traducción de Jesús Ruiz

John Dixon Batten (1860-1932)John Dixon Batten (1860-1932)

El entierro de Atala. Anne-Louis GirodetEl entierro de Atala. Anne-Louis Girodet

Annie Swynnerton [English, 1844-1933] - Sense of sightAnnie Swynnerton (1844-1933)
***

Traducción del poema homónimo de Edgar Allan Poe con música y letra de Luis y Santiago Auserón. Del disco ‘La canción de Juan Perro’ de Radio Futura, año 1987.

Otoño – Octavio Paz

Hojas otoñales, Edward Okun (1912).Hojas otoñales, Edward Okun (1912)
***

En llamas, en otoños incendiados,

arde a veces mi corazón,
puro y solo. El viento lo despierta,
toca su centro y lo suspende
en luz que sonríe para nadie:
¡cuánta belleza suelta!

Busco unas manos,
una presencia, un cuerpo,
lo que rompe los muros
y hace nacer las formas embriagadas,
un roce, un son, un giro, un ala apenas;
busco dentro mí,
huesos, violines intocados,
vértebras delicadas y sombrías,
labios que sueñan labios,
manos que sueñan pájaros…

Y algo que no se sabe y dice «nunca»
cae del cielo,
de ti, mi Dios y mi adversario.
***
Octavio Paz.  1914 – 1998
Poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano, Premio Nobel de Literatura en 1990

Otoño dorado, Ilya Ostroukhov (1888-1890).Otoño dorado, Ilya Ostroukhov (1888-1890)

Viento de otoño, Lucien Lévy-Dhurmer (1865-1953).Viento de otoño, Lucien Lévy-Dhurmer (1865-1953)

Vicent Van Gogh.Paisaje otoñal de Vincent Van Gogh

Otoño – J. R. Jiménez

Evelyn De Morgan - The Cadence of Autumn, 1905
‘La cadencia de otoño’ 1905 – Evelyn de Morgan
***

Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
echado en el verdor de una colina!

En una decadencia de hermosura,
la vida se desnuda, y resplandece
la excelsitud de su verdad divina.
***

Juan Ramón JIménez. (Moguer, Huelva, 23 de diciembre de 1881 – San Juan, Puerto Rico, 29 de mayo de 1958)
Premio Nobel de literatura en 1956.
***

Otoño, Winslow Homer (1877)Otoño, Winslow Homer (1877)

Otoño, John William Godward (1900)‘Otoño’ – John William Godward

Thomas Benjamin Kennington (1856 – 1916)‘Otoño’ – Thomas Benjamin Kennington

Charles Courtney Curran (1861 – 1942)‘Sol de Otoño’ – Charles Courtney Curran (1861 – 1942)

James Tissot (1836 - 1902) - October‘Octubre’ James Tissot

Yo, mujer.

1493-1570 Flora Francesco Melzi
Flora, por Francesco Melzi
***

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tornarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tomarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.

Aprendí a pronunciar los nombres de mis hijos
que me fueron revelados poco a poco
cuando ellos eran apenas
dulces astronautas de mi vientre.

Conocí los secretos de la vida.
Bebí con avidez rachas de viento,
embriagué mi piel con la salobre espuma
dorada por el sol.
Conocí la tormenta en el océano
la perfecta oposición de los astros sobre el mar,
y sentí la pequeñez indómita de este cuerpo que ocupa
apenas un fragmento del tiempo y del espacio.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
he dejado mi huella amorosa en la nube
que pasa ligera.

Ahora espero,
gratia plena,
el día en que el otoño bese feliz la primavera
para compartir
gozosa
este jugo fermentado que es ahora mi sangre.

– See more at: http://www.vivir-poesia.com/yo-mujer/#sthash.4LQtVdUV.dpuf

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tomarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.

Aprendí a pronunciar los nombres de mis hijos
que me fueron revelados poco a poco
cuando ellos eran apenas
dulces astronautas de mi vientre.

Conocí los secretos de la vida.
Bebí con avidez rachas de viento,
embriagué mi piel con la salobre espuma
dorada por el sol.
Conocí la tormenta en el océano
la perfecta oposición de los astros sobre el mar,
y sentí la pequeñez indómita de este cuerpo que ocupa
apenas un fragmento del tiempo y del espacio.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
he dejado mi huella amorosa en la nube
que pasa ligera.

Ahora espero,
gratia plena,
el día en que el otoño bese feliz la primavera
para compartir
gozosa
este jugo fermentado que es ahora mi sangre.

– See more at: http://www.vivir-poesia.com/yo-mujer/#sthash.4LQtVdUV.dpuf

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tomarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.

Aprendí a pronunciar los nombres de mis hijos
que me fueron revelados poco a poco
cuando ellos eran apenas
dulces astronautas de mi vientre.

Conocí los secretos de la vida.
Bebí con avidez rachas de viento,
embriagué mi piel con la salobre espuma
dorada por el sol.
Conocí la tormenta en el océano
la perfecta oposición de los astros sobre el mar,
y sentí la pequeñez indómita de este cuerpo que ocupa
apenas un fragmento del tiempo y del espacio.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
he dejado mi huella amorosa en la nube
que pasa ligera.

Ahora espero,
gratia plena,
el día en que el otoño bese feliz la primavera
para compartir
gozosa
este jugo fermentado que es ahora mi sangre.

– See more at: http://www.vivir-poesia.com/yo-mujer/#sthash.4LQtVdUV.dpufYo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tonarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.

Aprendí a pronunciar los nombres de mis hijos
que me fueron revelados poco a poco
cuando ellos eran apenas
dulces astronautas de mi vientre.

Conocí los secretos de la vida.
Bebí con avidez rachas de viento,
embriagué mi piel con la salobre espuma
dorada por el sol.
Conocí la tormenta en el océano
la perfecta oposición de los astros sobre el mar,
y sentí la pequeñez indómita de este cuerpo que ocupa
apenas un fragmento del tiempo y del espacio.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
he dejado mi huella amorosa en la nube
que pasa ligera.

Ahora espero,
gratia plena,
el día en que el otoño bese feliz la primavera
para compartir gozosa
este jugo fermentado que es ahora mi sangre.
***
Michelle Najlis. Filologa, poeta, narradora y teóloga nicaragüense.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tomarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.

Aprendí a pronunciar los nombres de mis hijos
que me fueron revelados poco a poco
cuando ellos eran apenas
dulces astronautas de mi vientre.

Conocí los secretos de la vida.
Bebí con avidez rachas de viento,
embriagué mi piel con la salobre espuma
dorada por el sol.
Conocí la tormenta en el océano
la perfecta oposición de los astros sobre el mar,
y sentí la pequeñez indómita de este cuerpo que ocupa
apenas un fragmento del tiempo y del espacio.

Yo, mujer,
terca habitante del planeta
he dejado mi huella amorosa en la nube
que pasa ligera.

Ahora espero,
gratia plena,
el día en que el otoño bese feliz la primavera
para compartir
gozosa
este jugo fermentado que es ahora mi sangre.

– See more at: http://www.vivir-poesia.com/yo-mujer/#sthash.4LQtVdUV.dpufMichelle Najlis, 1946. Filologa, poeta, narradora y teóloga nicaragüense.

alexandre rosin-floraFlora, por Alexandre Rosin

 

Flora. Jean Marc Nattier.Flora, por Jean Marc Nattier.

Evelyn de Morgan Flora
Flora, por Evelyn de Morgan

flora en PompeyaFresco de Flora procedente de Pompeya.
***

Flora en la mitologíaa romana era la diosa de las flores, los jardines y la primavera, entre otras diosas de la fertilidad.
Su festividad se celebraba cada primvera como simbolo de la renovación del ciclo de la vida.

Charles Gleyre (1806-1874)Charles Gleyre (1806-1874)
***

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.
***

Constantino Cavafis. Poeta griego. 1863 – 1933
Traducción, Pedro Bádenas de la Peña.
Ulises y las sirenas. J. W. Waterhouse‘Ulises y las sirenas’ de John William Waterhouse, 1849 – 1917

Ulises y las sirenas. Herbert james Draper (1909),‘Ulises y las sirenas’ de Herbert james Draper (1909)

Ulises burlando a Polifemo. Joseph Mallord William Turner‘Ulises burlando a Polifemo’ de Joseph Mallord William Turner (1775 – 1851)

Penelope and the Suitors. 1912. Obra de John William Waterhouse‘Penélope y sus pretendientes’ 1912. Obra de John William Waterhouse

Penelope, 1869 Dante Gabriel Rossetti‘Pénelope’ de Dante Gabriel Rossetti.  (1828 – 1882)

Circe ofreciendo la copa a Ulises. 1891. Waterhouse‘Circe ofreciendo una copa a Ulises’ de John William Waterhouse

la-sirena_waterhouse‘La sirena’ de John William Waterhouse