Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Poesía y Pintura’ Category

Nostalgia_de_Granada‘Nostalgia de Granada’
***

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

–Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
–Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
–Compadre, quiero morir,
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
–Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
–Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
–¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

-Federico García Lorca- De su Romancero gitano, publicado en 1928.
***

Posiblemente uno de los romances más conocidos y bellos escritos por Lorca.

Una muchacha está esperando, en un balcón, a su amado, que es contrabandista y que huye, herido muy gravemente, junto a su compadre, el padre de la novia, de la guardia civil. Ella, tras esperarlo en vano, se ha suicidado arrojándose sobre el aljibe. Los hombres la encuentran muerta, y los guardias vienen a arrestarlos.

Plantea el tema del amor frustado que desemboca en la muerte y reúne los símbolos más significativos del mundo lorquiano. La repetida alusión al color verde ha tenido varias interpretaciones: Por un lado, el ‘verde’ lorquiano teñido de tintes trágicos, es el color de la muerte y del erotismo, según otros comentaristas está relacionado con el color de la piel de los gitanos o el verdín flotante del aljibe que refleja la cara aceitunada de la muchacha. Y esas ‘Grandes estrellas de escarcha’ ¡Qué manera tan bella de describir el fresco rocio de la mañana…O las ‘Trescientas rosas morenas que lleva tu pechera blanca’, qué bella metáfora y qué dimensión épica dan a las manchas de sangre de la herida del contrabandista.
En resumen, Lorca con su maestria en el manejo del lenguaje poetico, nos adentra en una atmósfera mágica y misteriosa, que no es otra cosa, sino la magia de la poesía.

 

Clavelina la gitana.‘Clavelina la gitana’

Gitana_con_granada‘Gitana con granada’

Bailaora_gitana.‘Gitana bailaora’
***

Pinturas de George Owen Wynne Apperley (Inglaterra, 1884 – Tánger, 1960)

Después de un matrimonio frustrado y dos hijos, su esposa no compartia su pasión por el arte, el viajó solo a España y se estableció en Granada fascinado por el ambiente de la ciudad, sus costumbres y bellas mujeres y será en Granada donde vivirá su plenitud artística y personal. Allí conocerá a Enriqueta Contreras cuando ella tenia tan solo 14 años y que se convertiria en su musa y compañera sentimental y con la que tuvo otros dos hijos, Jorge y Enrique.
Los interiores costumbristas de este pintor son auténticos documentos etnógraficos, durante las décadas de los años veinte y treinta trabaja los mismos estilos que Romero de Torres y seduce al público con sus pinturas de bellas mujeres andaluzas. Declarado monárquico, abandona España con la llegada de la II República y se tralada a Tánger, a partir de ese momento su vida trascurre entre las dos ciudades, siempre conservó su casa y estudio de Granada. Muere en Tánger en 1960 habiendo recibido el reconocimiento de toda la sociedad de su época.
***

Fuentes: Wikipedia y web ‘Cultura en Andalucía’

Una versión del Romance Sonámbulo por Ketama y Manzanita.

Read Full Post »

Bailaora-Flamenca-Museo-Sorolla‘Bailaora flamenca’ Joaquín Sorolla
***

La Carmen está bailando
por las calles de Sevilla.
Tiene blancos los cabellos
y brillantes las pupilas.

¡Niñas,
corred las cortinas!

En su cabeza se enrosca
una serpiente amarilla,
y va soñando en el baile
con galanes de otros días.

¡Niñas,
corred las cortinas!

Las calles están desiertas
y en los fondos se adivinan,
corazones andaluces
buscando viejas espinas.

¡Niñas,
corred las cortinas!

Poema de Federico García Lorca.
Alegrías_by_Julio_Romero_de_Torres
‘Alegrías’ Julio Romero de Torres
George Owen Wynne Apperley (1884-1960)George Owen Wynne Apperley (1884-1960)Spanish Dancer Louis Icart 1929Spanish Dancer’ Louis Icart, 1929.

Baile en una venta.Rafael Benjumea.1850
‘Baile en una venta’ Rafael Benjumea.1850

Read Full Post »

Pasó montado a caballo
cuando lo vi desde lejos,
el me miró de soslayo
bajo el ala del sombrero
y yo seguí por mi lado
cogiendo un paso ligero.
 
¡Ay madre como miraron aquellos ojazos negros!
 
Caireles de terciopelo
en el chalequillo corto,
estrellas en la mirada
que me deslumbran de pronto…
y es tanto el calor que siento
que sin querer me sonrojo.
 
Madre, ¡que su mirada me levantó aquél sofoco!
 
Notó lo que yo sentía
y se bajó del caballo
sin soltarse de la brida
para decirme un halago;
al requiebro y la sonrisa
sin pensarlo… yo me paro.
 
¡Y madre!, cómo latía mi corazón desbocado.
 
Era en la feria de Abril
cuando me invita, y le acepto
el ir montada en la grupa
de su caballo al paseo,
con mi traje de flamenca
y con mi flor en el pelo. ¡Que no sabes madre tú, como son sus ojos negros!
***

Poema ‘Feria de Abril’ de María Ángeles Asensio Val.
Natural de Teruel y criada en Andalucía, estudió bachillerato en el internado Santo Ángel de Sevilla donde se inicia en solfeo, piano, y poesía. Durante años, ha pertenecido al Centro poético José Hierro de Madrid, hasta que se trasladó a Córdoba donde se integra en la asociación literaria Wallada del Real Liceo de Córdoba.

Ha escrito y colaborado en varios libros, cómo: Antología poética, Con las manos en el semblante, Vigilia poética, entre otros.

Fuentes: Cordobapedia y Poetas Andaluces.

El piropo. Francisco Soria Aedo‘El piropo’ Francisco Soria Aedo

'Sevillana en su patio' Diego López, 1918. Museo de Bellas Artes de Sevilla.‘Sevillana en su patio’ Diego López, 1918. Museo de Bellas Artes de Sevilla.

 

Jesús Helguera. MéxicoObra de Jesús Helguera. México

 

Enriqueta con toca de madroños.George Owen Wynne Apperley.‘Enriqueta con toca de madroños’ de George Owen Wynne Apperley.

 

Danza gitana en la terraza. Zuloaga.‘Danza gitana en la terraza’ I. Zuloaga.

Read Full Post »


Auguste Raynaud (1854-1937) - La Nuit‘La noche’ de Auguste Raynaud (1854 – 1937)
***

¡Oh, hermosa estrella de boca roja!
¡Oh luna de ceño dorado!
¡Elévense, elévense desde el sur oloroso!
Y alúmbrenle a mi amor su camino
Para que sus pequeños pies no se pierdan
¡En la colina ventosa y en el llano!
¡Oh, hermosa estrella de la boca roja!
¡Oh luna de ceño dorado!

¡Oh barco que te agitas en el mar desolado!
¡Oh barco de blancas y empapadas velas!
¡Recala, recala para mí en el puerto!
¡Porque mi amada y yo debemos ir
A la tierra donde florecen los narcisos
En el corazón de un valle de violetas!
¡Oh barco que te agitas en el mar desolado!
¡Oh barco de blancas y empapadas velas!

¡Oh extasiado pájaro de notas susurrantes!
¡Oh pájaro que te posas sobre el rocío!
Canta, canta con tu suave garganta morena
Y mi amada en su pequeño lecho
Te oirá y alzará su cabeza
De la almohada ¡y vendrá a buscarte!
¡Oh extasiado pájaro de notas susurrantes!
¡Oh pájaro que te posas sobre el rocío!

¡Oh capullo que cuelgas en el aire trémulo
¡Oh capullo de labios nevados!
¡Cae, cae para que mi amada te tome!
Morirás en su cabeza como una corona.
Morirás en un pliegue de su vestido.
¡A su pequeño corazón alegre irás!
¡Oh capullo que cuelgas en el aire trémulo!
¡Oh capullo de labios nevados!

John Atkinson Grimshaw (1836–1893) Spirit of the Night,1879‘El espiritu de la noche’ de John Atkinson Grimshaw (1836 – 1893)

Leon-Francois Comerre (1850-1916) - Luna‘Luna’ de Leon-Francois Comerre (1850 – 1916)

Auguste-Alexandre Hirsch, Night‘Noche’ de Auguste-Alexandre Hirsch. (1833 – 1912)
***

Poema de Oscar Wilde. (1854 – 1900) Escritor, poeta y dramaturgo irlandés.
A pesar de ser uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano y una de las mayores personalidades de su tiempo, su éxito se vió truncado al ser acusado de ‘indecencia grave’ y homosexualidad. Fué encarcelado durante dos años y obligado a relizar trabajos forzados. Recobrada la libertad, emigró a Paris, donde murió en la indigencia a los 46 años.

Read Full Post »

Annabel Lee

Caspar David Friedrich‘El caminante sobre el mar de nubes’ Caspar David Friedrich
***

Fue hace mucho, mucho más que un año,
en un reino junto al mar,
donde vivió aquella señorita a la que puede que conozcáis
por el nombre de Annabel Lee;
y esa señorita no vivió con no otro pensamiento
que amar y ser amada por mí. Yo era un niño y ella era una niña,
en ese reino junto al mar;
pero nosotros amábamos con un amor que era más que amor-
yo y mi Annabel Lee;
con un amor que provocó a los serafines del cielo
celosos de ella y de mí. Y esa fue la razón de que, hace tanto tiempo,
en ese reino junto al mar,
un viento arrojara una nube, asustando
a mi bella Annabel Lee;
tanto que un hombre de su familia de clase alta vino
y la arrastró muy lejos de mí,
para encerrarla en un sepulcro
en ese reino junto al mar. Los ángeles, ni tan siquiera la mitad de felices en el cielo,
comenzaron a envidiarnos a ella y a mí-
¡sí!- y esa fue la razón (como todo hombre sabe,
en aquel reino junto al mar)
de que el viento saliera de la nube por la noche,
asustando y matando a mi Annabel Lee. Pero nuestro amor era más fuerte de lejos que el amor
de aquellos que eran más viejos que nosotros-
de muchos mucho más sabios que nosotros-
y ni los ángeles en el cielo sobre nuestras cabezas,
ni los demonios allá debajo del mar,
pueden jamás desgajar mi alma del alma
de la hermosa Annabel Lee.

Y es que la luna nunca asoma sin traerme sueños
de la hermosa Annabel Lee;
y las estrellas nunca se levantan sin hacerme sentir los brillantes ojos
de la hermosa Annabel Lee;
y de este modo, durante toda la nocturna marea, yo yazco al lado
de mi querida -mi querida- mi vida y mi novia ante el altar,
en el sepulcro allá junto al mar,
en su tumba junto al mar ruidoso.
***

Edgar Allan Poe. Poeta, novelista y ensayista norteamericano, 1809 – 1849
Traducción de Jesús Ruiz

John Dixon Batten (1860-1932)John Dixon Batten (1860-1932)

El entierro de Atala. Anne-Louis GirodetEl entierro de Atala. Anne-Louis Girodet

Annie Swynnerton [English, 1844-1933] - Sense of sightAnnie Swynnerton (1844-1933)
***

Traducción del poema homónimo de Edgar Allan Poe con música y letra de Luis y Santiago Auserón. Del disco ‘La canción de Juan Perro’ de Radio Futura, año 1987.

Read Full Post »

Hojas otoñales, Edward Okun (1912).Hojas otoñales, Edward Okun (1912)
***

En llamas, en otoños incendiados,

arde a veces mi corazón,
puro y solo. El viento lo despierta,
toca su centro y lo suspende
en luz que sonríe para nadie:
¡cuánta belleza suelta!

Busco unas manos,
una presencia, un cuerpo,
lo que rompe los muros
y hace nacer las formas embriagadas,
un roce, un son, un giro, un ala apenas;
busco dentro mí,
huesos, violines intocados,
vértebras delicadas y sombrías,
labios que sueñan labios,
manos que sueñan pájaros…

Y algo que no se sabe y dice «nunca»
cae del cielo,
de ti, mi Dios y mi adversario.
***
Octavio Paz.  1914 – 1998
Poeta, escritor, ensayista y diplomático mexicano, Premio Nobel de Literatura en 1990

Otoño dorado, Ilya Ostroukhov (1888-1890).Otoño dorado, Ilya Ostroukhov (1888-1890)

Viento de otoño, Lucien Lévy-Dhurmer (1865-1953).Viento de otoño, Lucien Lévy-Dhurmer (1865-1953)

Vicent Van Gogh.Paisaje otoñal de Vincent Van Gogh

Read Full Post »

Evelyn De Morgan - The Cadence of Autumn, 1905
‘La cadencia de otoño’ 1905 – Evelyn de Morgan
***

Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
echado en el verdor de una colina!

En una decadencia de hermosura,
la vida se desnuda, y resplandece
la excelsitud de su verdad divina.
***

Juan Ramón JIménez. (Moguer, Huelva, 23 de diciembre de 1881 – San Juan, Puerto Rico, 29 de mayo de 1958)
Premio Nobel de literatura en 1956.
***

Otoño, Winslow Homer (1877)Otoño, Winslow Homer (1877)

Otoño, John William Godward (1900)‘Otoño’ – John William Godward

Thomas Benjamin Kennington (1856 – 1916)‘Otoño’ – Thomas Benjamin Kennington

Charles Courtney Curran (1861 – 1942)‘Sol de Otoño’ – Charles Courtney Curran (1861 – 1942)

James Tissot (1836 - 1902) - October‘Octubre’ James Tissot

Read Full Post »

Older Posts »